RSS

Coach y Coachee en Coaching

26 Jun

Coacheando al Coachee…


Veamos, aquellos que ejercemos la profesión de Coach, sabemos que existen muchas técnicas, herramientas y por supuesto formas de abordar al Coachee  con el fin de llevar a cabo nuestra labor. Sin embargo, hay todo un conjunto de situaciones externas y por supuesto internas (sentimientos) que marcan una enorme diferencia entre un resultado y otro a pesar de su similitud. 


Aclaremos terminología:


Coaching –> Procesos, herramientas y estrategias de ayuda a otras personas con el fin de esclarecer sus metas, ya sean personales, laborales, de relaciones, etc., y a ponerse en camino para conseguirlas. 


Coach     –> El Coach no es más que una figura que se preocupa de planificar el crecimiento personal y profesional de las personas. Desde este punto de vista, el Coach es, sin duda, un líder.
Posee una visión inspiradora, ganadora y trascendente, que mediante el ejemplo, la disciplina, la responsabilidad y el compromiso orienta a las personas en el caminar hacia una visión, convirtiéndola en realidad.



Coachee –> Persona que recibe un proceso de Coaching. El Coachee es quien debe realizar el trabajo, quien aborda el aprendizaje necesario para generar un cambio sustancial en sus acciones.




Comencemos con el Coach.


Como profesional y en conocimiento de muchas herramientas que le permiten alcanzar los objetivos del Coachee, debe la mayor parte de su trabajo a la “intuición” personal que solo se desarrolla con años de trabajo y experiencia profunda en el área.


Definitivamente, si comenzamos a nombrar factores que influyen en las herramientas y el modo de trabajo que el Coach debe seleccionar ante una persona o grupo, se verá expresado de acuerdo a la finalidad de ese proceso, al grupo en sí, a la calidad humana de los participantes (de ser un grupo), a su relación interpersonal, al nivel de instrucción y comprensión que cada uno pueda tener sobre el proceso al cual se enfrentará.


Por ello, el Coach, realiza entrevistas personalizadas para conocer el alcance, interés y grado de Empatía que cada participante puede llegar a alcanzar al finalizar el curso. Ello aplica de forma similar si el Coach va a tratar a una persona de forma particular.


Seguidamente (cuando el trabajo se realiza en un grupo, normalmente de una misma empresa), en los empleados de una misma empresa suelen tener una finalidad específica pre-establecida por la ésta y que obviamente desea canalizar en sus trabajadores. El Coach, comienza con lineamientos generales del área del Coaching, dejando claro cual es el objetivo, alcance y metas a trabajar. Así mismo, explicará los motivos específicos de ese curso de acuerdo a los aspectos que la empresa desea reforzar en sus trabajadores.


A continuación, y conociendo de forma particular a cada uno de ellos, el Coach observará su reacción, comportamiento y necesidad de colaboración entre los miembros del grupo. Detalle importante para desvelar desde el comienzo las posibles fracturas, roces y/o problemas de índole personal o profesional entre los asistentes.


Una vez reconocido el ambiente reinante y las relaciones entre los participantes, es necesario aclarar las reglas del juego; Saber a que se ha venido al curso, requerir la máxima colaboración de los participantes así como su honestidad a la hora de abordar situaciones de roce entre compañeros o acontecimientos negativos en el ámbito de trabajo (cadena de mando, estrategia de distribución del trabajo, etc.). 


Una vez se encuentra el Coach en este punto, comienza su labor de analizar e identificar las fracturas, incoherencias y muy importante “la falta de comunicación y conectividad personal” que pueda existir en el grupo y por supuesto fuera de éste ya que ello repercutirá en la forma de abordar las soluciones y también aclara el tipo de herramientas a utilizar para alcanzar los objetivos definidos.


Llegados a este momento, el Coach habrá captado las necesidades grupales e individuales de forma tal que podrá actuar en ambos frentes; de forma colectiva y también de forma personalizada, llegando incluso a ejecutar nuevas sesiones individuales dependiendo de sus observaciones.


Finalmente, el Coach culminará indicando los avances realizados tanto de forma colectiva como individual, e indicará aquellos aspectos que de acuerdo a las herramientas utilizadas y trabajos ejecutados deben reforzarse así como los puntos a minimizar. Así mismo, y dependiendo de los resultados (si fuese necesario), el Coach recomendará a la empresa hacer hincapié en alguno de los empleados de forma particular.


Es necesario recordar que en todo caso (tanto en trabajo con grupos como de forma individual), un Coach profesional debe evaluar la necesidad o no de ampliar las sesiones previstas en un principio si se percata de tal necesidad.




Vayamos con el Coachee (persona/s que recibe/n el Coaching).


La primera pregunta es: Quien puede ser Coachee?, la respuesta es TODOS. Sí, todos podemos en algún momento ser Coachee y requerir de la ayuda que viene de un Coach especializado. 


Los procesos de Coaching no solo se llevan a cabo a personas que trabajan en grandes empresas, profesionales y ejecutivos, también son requeridos por aquellos que de forma individual reconocen la necesidad de buscar ayuda para encausar, reconducir o solucionar situaciones que le afectan y es consciente de la necesidad de esa ayuda.


Como mencionamos anteriormente, en las empresas normalmente los objetivos son claros, directos y muy precisos, orientados a las necesidades de ésta y de acuerdo a la labor de sus empleados. Sin embargo, en el caso individual, pueden abordarse temas de familia, de conducta, de relaciones de pareja, de interacción con el resto de la sociedad y muchos otros que aquejan al público en general.


Una vez reconocida esa necesidad de buscar ayuda, y tomando la opción de buscarla en el Coaching, las personas pueden encontrar muchos de estos profesionales que a su vez se especializan en un tópico o tema en particular. Por ello encontramos Coach de Familias, de Profesionales/Ejecutivos, de amas de casa y por supuesto de niños y adolescentes.


Hay dos aspectos que considero son fundamentales para iniciar una relación entre un Coach y el Coachee;


En primer lugar, debe existir un total grado de apertura y honestidad tanto del Coachee al explicar sus necesidades y requerimientos al Coach, y por parte de éste el reconocer si está o no en su capacidad el poder ayudar a la persona que se lo ha solicitado.


Cabe destacar que NO existe el “Coach-todero” o “multi-Coach“. Debido justamente a la complejidad de cada área, la experiencia de cada profesional y lo mas importante, el nivel de “Empatía” que se genera entre el Coach y el Coachee, es necesario que esa honestidad sea manifestada desde un principio por ambas partes, mas aun del lado del Coach quien debe reconocer desde el principio si se encuentra en condiciones de ayudar a una determinada persona y si ha sentido que ésta se encuentra en plena sintonia con él para comenzar el trabajo.


El resto de labores y la operatividad que requiera cada Coachee será planificada en conjunto con el Coach. Este le facilitara las herramientas y procesos necesarios para cumplir sus objetivos y al mismo tiempo llevará una constante monitorización de los avances del Coachee en el tiempo.


Una vez culminado el trabajo, y logrados los objetivos previamente fijados, se da por terminado el seguimiento del Coach. 

Relación de CONFIANZA y HONESTIDAD







En Resumen:


Los factores necesarios para establecer una relación Coach–>Coachee son:

  • Honestidad de ambas partes desde el principio de la relación
  • Seguimiento constante del Coach en los avances del Coachee
  • Ejecutar las tareas asignadas por el Coach y analizar los resultados de éstas en conjunto de forma abierta, sincera y positiva
  • La Empatía (relación) debe ser una constante que ha de conseguirse desde el primer momento en la relación Coach–>Coachee. Como Coach reconocer que de su parte hay disposición para solucionar y de parte del Coachee la disposición de abrirse con mentalidad positiva y enfocada a la solución.
  • Dejar (ambos; Coach y Coachee) la puerta abierta para futuras comunicaciones que sirvan de seguimiento a mediano plazo, reforzando así los lazos establecidos desde el primer contacto.
El Coaching, puede ser denominado o visto como una ciencia, un conjunto de tareas dirigidas, unas técnicas que mezclan y/o se parecen a otras disciplinas, y seguramente encontrarán muchas otras definiciones, sin embargo, para mí, el Coaching es “la relación perfecta entre dos o mas personas para lograr un fin establecido, eliminando todas aquellas posibles barreras que de momento lo impiden“.



Saludos;
Jesús Grande
Email: jmanuel.grande@gmail.com

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 de junio de 2012 en Coaching, Jesus Grande

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: