RSS

El Mundo ha dejado su huella en mi

25 Jun

Debido al tipo de trabajo y las oportunidades que he tenido a lo largo de mi vida profesional de viajar por muchos países, he podido aprender y comprender de primera mano la cultura, el ambiente y los seres humanos que muchas veces estando en otra situación, hemos juzgado y criticado, por supuesto sin base, sin fundamento y sabiendo que en cualquier caso no somos jueces ni el Supremo para llevar a cabo esas tareas.


Lo interesante y lo peculiar de esas experiencias han pasado por cuentos, historias de lugares, de familias, de personas en particular, pero en cualquiera de los casos ha habido algo profundo y hermoso que aprendí, y es que todo ser humano, independientemente de su ubicación geográfica, edad, raza o nivel de instrucción tiene una necesidad común, clara y bien definida; la de comunicarse con sus semejantes, ser escuchado y por supuesto como se dice en la “escucha activa”, que su interlocutor posea la capacidad de interesarse y aprender de ese tema. 


Ha sido gratificante para mi, que habiendo trabajado por mas de 25 años con “maquinas“, computadores, sistemas de comunicaciones y cables, haya podido descubrir, cultivar y saber valorar que no importa lo interesante, evolucionado e increíble que sea el mundo al cual me dedique por mucho tiempo, existía detrás de ello las caras e historias de miles de personas que tenían algo que contar, algo que compartir y que también en muchos casos tienen la facultad de escucharte. 


No en vano me fui de muchos de esos lugares con lagrimas en mis ojos pero un enorme gozo en el corazón por saber que había otros “humanos” que al igual que yo, sentían, padecían, amaban y enseñaban. Son recuerdos que se irán conmigo sea cual sea el otro lugar a donde todos iremos. 


A veces, veo con incredulidad cómo personas de diferentes lugares, incluso a menos de unos cientos de kilómetros, son capaces de realizar juicios peyorativos de aquellos que por tener diferentes costumbres, maneras, ideologías o simplemente por “envidia“, logran comportarse como los peores seres que habitan un lugar que es único para todos llamado Tierra. Puedes ver en ello, mas no comprender, la capacidad destructiva del ser humano frente a sus semejantes. 


No soy perfecto, y no quiero serlo, pero creo haber inculcado en mi familia la capacidad de entender y comprender que el mundo no se acaba en los limites imaginarios de una ciudad, comunidad o país. Que afuera existen muchas personas ávidas de ser simplemente escuchadas, de establecer esa relación que de acuerdo a la evolución solo somos capaces (a veces una ironía)  de ejercer los humanos. Esos mismos humanos que por una simple y estúpida diferencia ha hecho guerras y asesinado a millones de otros humanos. 


Doy gracias porque a mi edad también he podido ver la cara de la moneda que te muestra que hay una oportunidad de volver a ser “gente“, de volver a unirnos y cuidar aquello que nos rodea, que no es mas que nuestros semejantes viviendo en conjunto en la pequeña nave Tierra. 


Toda creencia religiosa, toda doctrina y todo aquel que de una forma u otra hemos elevado al estatus de “sabio” nos ha legado los mismos consejos; amor y bondad por nuestros semejantes y afirman que esa estructura suprema en la que muchos llamamos el Creador, simplemente nos ha puesto aquí para administrar de la mejor manera posible y con mucha responsabilidad no solo los recursos de los cuales vivimos sino también de nuestros semejantes.


Finalmente, todos somos parte de la madre Naturaleza quien a su vez lleva a cabo lenta pero inexorablemente su labor de crear, dejar vivir, destruir y volver a crear. 


Nuestra vida es un cumulo de destellos que en conjunto dan Luz y energía al resto de nuestros semejantes, y si no somos capaces de entenderlo así, nuestro futuro se vera cada vez de la forma en la que nuestra mente muchas veces nos lo muestra. 


Podemos y debemos tomar las riendas de nuestra vida y de nuestras acciones. Tenemos la capacidad divina de contar con el “libre albedrío” para escoger en cada momento aquello que nos convierta en co-Creadores de un Mundo donde todos deben tener cabida, respeto,nuestra ayuda llevando a cabo la finalidad para la que hemos venido en cada oportunidad a éste. 


Aunque algunos de los miles de personas que he tenido la fortuna de conocer en todas partes del planeta no puedan llegar a leer esto, que sepan que los recuerdo con cariño, respeto y admiración por haberme dado tantos momentos  de simplemente compartir un tiempo maravilloso de sus vidas conmigo. 


Al Mundo entero, reciban Bendiciones como esas que cuando uno es Padre les da de forma incesante a sus hijos, deseando que sus vidas se llenen de Luz y sabiduría para saber como ayudar y convivir con nuestros semejantes. Como todos, algún día me iré, pero quiero pensar que lo haré habiendo ejecutado toda acción y enseñanza posible para corregir aquellos detalles que me toca reparar en esta oportunidad. 




Saludos;
Jesus Grande 
Email: jmanuel.grande@gmail.com

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: