RSS

Increíble que esto ocurra todavía

05 Oct



A pesar de no profesar la religión Católica, la respeto como lo hago con el resto de creencias. Sin embargo, y debido al contenido del tema a comentar era necesario comenzar realizando esa aclaración.


El pasado fin de semana, y como miles de veces ocurre, mi familia y yo pasamos de camino a casa por una de las tantas iglesias que se encuentran en nuestra ciudad. Particularmente la Iglesia de Fátima está a tan solo 40 metros de nuestra casa, por lo que es paso obligado tanto a pie como en vehículo. 


Desde hace tiempo, mi hija con tan solo 7 años, siente mucha curiosidad por entrar y saber que ocurre en esos templos, y consideré que era el momento de aclarar esas dudas y llevarla a escuchar una misa. Hasta aquí nada fuera de lo común. A mi edad, y después de muchas amistades, experiencias, recorridos y la propia necesidad de conocer sobre otras culturas y por ende sobre religiones, me ha llevado a conocer muchas costumbres y sabidurías que han enriquecido mi vida en muchas formas. Sin embargo, en particular conocí durante años las costumbres que a continuación describo y que me parecen que “al fin” una persona sensata pone el “dedo en la herida” de forma directa, honesta y clara.


En medio de su conversación, el párroco comenzó a tocar el tema de moda “la crisis“, enfocando (con mucho acierto) los problemas de la parroquia y las personas que debido a estos problemas económicos han perdido su empleo e incluso su casa. Había de sorprenderme aun mucho mas….cuando en sus palabras comienza a mencionar los valores de un verdadero creyente y mas aun detallando acontecimientos que particularmente pensaba solo podían ocurrir en lugares lejanos donde las personas “en teoría” no viven o han vivido en un país del “primer mundo“, económica y socialmente hablando.


Entre las frases destacaban las siguientes:

  • La Virgen no quiere que le traigan oro ni joyas preciosas, así como tampoco quiere que la adornen con telas caras, y mucho menos que le hagan ofrendas de comida. La Virgen “NO” se las come, no utiliza “prendas” caras, la Virgen no lleva prendas de oro ni diamantes, la Virgen representa la humildad y la bondad de la humanidad y la bondad que debe primar entre los seres humanos.
  • No pensemos que al traer cadenas de oro y plata a la Virgen y a los Santos estamos ayudando a los necesitados, en vez de ello, donemos ese dinero en comida para las personas que lo están necesitando con urgencia.
  • Recordemos que Díos, y la Virgen están allí para todos y no solo para los que traen oro y valiosas prendas que en realidad no ayudan al resto de personas que sí necesitan de nuestro apoyo.



Por supuesto, al salir e allí y después de haber escuchado esas palabras de un hombre que lleva los hábitos desde hace muchos años y de quien me han comentado es una persona respetable y querida en mi ciudad (lo cual me alaga como habitante y vecino de ésta), me quede poco menos que impactado al pensar que en pleno siglo XXI y viviendo en la Europa del modernismo, de las culturas que van por delante del resto del mundo y de las dialécticas de los personajes públicos que cuando hablan nos dejan sorprendidos, al ver que estas “prácticas” que son motivo de amplias “burlas” en muchos medios de comunicación cuando se muestran desde países y culturas diferentes, están presentes aquí mismo, a tan solo 40 metros de distancia, sin salir de las fronteras de mi barrio


Personas que prefieren llevar comida y joyas a la Virgen antes que facilitar esos bienes o en su defecto el dinero a los lugares donde aquí mismo en España hay cientos y miles de personas que a diario lo necesitan y que están dependiendo de esas ayudas para subsistir.


Puedo entender con todo el respeto que se merece, la creencia, la fe y la esperanza hacia una ideología religiosa, pero de allí a que ello supere sin límites a las necesidades directas y palpables de cientos de personas que te rodean y que pueden ser asistidas con mucho menos de lo que seguramente cuesta un anillo de oro o una túnica, lo lamento pero esa “mentalidad” abierta o no, religiosa o no, sectorizada o no la veo muy lejos de lo que se le pide a los seguidores y creyentes de cualquiera de las grandes religiones, entre ellas la Católica.





El egoísmo es el único ateísmo verdadero; el anhelo y el desinterés, la única religion verdadera.
Israel Zangwill


Saludos,
Jesús Grande
E-mail:  jmanuel.grande@gmail.com











Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: